La directora Cosima Dannoritzer, conocida por poner de manifiesto el concepto de la obsolescencia programada con su documental ‘Comprar, tirar, comprar’ en 2010, presenta su nuevo trabajo, un documental titulado ‘Time Thieves’ (Ladrones de Tiempo), donde explica cómo el tiempo, nuestro tiempo, se ha convertido en la nueva mercancía para las empresas y corporaciones. La directora asegura que «la economía moderna convierte nuestro tiempo en dinero y nos roban el tiempo para monetizarlo todavía más», pero añade que la ciudadanía tiene en sus manos la oportunidad de luchar y recuperar el tiempo que le es robado.

Dannoritzer acudirá el próximo 14 de marzo a San Sebastián (19:00 h., Ayuntamiento de San Sebastián) para presentar su documental. Tras la proyección del mismo, habrá oportunidad de charlar, debatir e intercambiar impresiones con la directora alemana. Nosotros hemos querido estar con ella para que nos adelante de qué trata su nuevo trabajo.

Conocemos el concepto de pobreza, incluso el de pobreza energética. Pero tu documental presenta un nuevo tipo de pobreza: la pobreza de tiempo. ¿Qué es?
‘Pobreza de tiempo’ es cuando no tienes tiempo libre para lo que realmente te importa: la familia, amigos, deporte y salud, el ocio, el descanso. Muchas de estas cosas son las que nos distinguen de las máquinas: la capacidad de reflexionar y ser creativo, tener un momento para ayudar a un amigo, o ‘perder’ el tiempo tomando una decisión lentamente y con deliberación.

La causa de la pobreza de tiempo puede ser, por ejemplo, que tu sueldo es tan bajo que tienes que hacer muchas horas extras. O cuando una mujer vuelve del trabajo y luego tiene que ocuparse sola de todas las tareas en casa y con los niños, sin ayuda de la pareja, y esto se come gran parte de su tiempo libre. O cuando tu colega gana un sueldo mucho más alto y se puede ‘comprar’ tiempo libre en forma de servicios pero tu no puedes.

Para mi, el derecho a tener tiempo libre es tan fundamental como el derecho de acceso a la educación o el sistema de salud, y por esto, no sólo es un tema de dinero sino también un tema de derechos humanos.

¿Qué aspectos toca el documental ‘Ladrones de tiempo’ que vienes a presentar a San Sebastián este próximo 14 de marzo?
En el documental se tocan varios aspectos, desde una mirada al momento en la historia cuando el tiempo se empezó a convertir en un recurso natural lucrativo (esto no era siempre así!), hasta cómo la economía moderna convierte nuestro tiempo en dinero y cómo nos roban el tiempo para monetizarlo todavía más. También hablamos de cómo se puede recuperar el control sobre este recurso precioso pero limitado.

¿Qué efectos tiene en nosotros como individuos y como sociedad ese robo de tiempo que estamos sufriendo?
Un efecto importante es que nos convertimos en personas menos sociales: tenemos cada vez menos tiempo para escuchar o ayudar a alguien, y nos sentimos presionados para hacer algo útil o lucrativo durante cada minuto del día, si no, nos sentimos culpables de no haber hecho ‘nada’ o haber ‘perdido’ el tiempo. También veo un peligro en cómo está creciendo la industria del autoservicio, cómo estamos trabajando gratis para las empresas con la ayuda de alguna máquina, y cómo estamos regalando nuestro tiempo de esta manera, voluntariamente o no, les permitimos que nos roben nuestros puestos del trabajo. Es decir, cuanto más acudamos a sitios de autoservicio, donde el consumidor hace gratis el trabajo de camarero o administrativo o atención al cliente, más gente va a ser despedida. ¿Por qué van a contratar a alguien si pueden hacer al consumidor trabajar gratis?

¿Cómo puede la ciudadanía luchar para recuperar su tiempo de manos de las corporaciones? ¿Qué acciones podemos llevar a cabo?
Lo primero es tomar conciencia y darse cuenta de que no somos máquinas sino seres humanos que todos tenemos derecho a ir a nuestro ritmo, incluso ‘perder’ el tiempo durante nuestro tiempo libre. Y esto también es un tema social y político, y un comienzo podría ser luchar por un horario de trabajo más flexible, o un sueldo digno para todos.

Con respeto a las empresas que fomentan el autoservicio y que nos roban el tiempo haciendonos ‘trabajar’ gratis, podríamos eligir, por ejemplo, ir a un restaurante o una libreria donde todavía hay dependientes y no sólo máquinas. No siempre es más caro aunque nos intentan hacer creer que es así. De hecho, a veces el precio es exáctamente el mismo. Y cuando no lo es, puedo tomar una decisión consciente de gastar un poco más para ‘comprarme’ más tiempo. Es un intercambio válido entre tiempo y dinero. Por ejemplo, cuando reservo tickets online y pago una comisión por ello, puedo tomar algo con mis amigos en vez de hacer cola.

Recomiendo entrar en esta página web del matemático Spencer Greenberg para calcular cuánto vale nuestro tiempo y entender como funciona el intercambio entre tiempo y dinero en nuestra ‘economia del tiempo’.

La proyección del documental ‘Time Thieves’ (Ladrones de Tiempo) tendrá lugar el jueves 14 de marzo, a las 19:00 en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián (entrada libre y gratuita hasta completar aforo). Tras la proyección habrá una tertulia con la propia directora, Cosima Dannoritzer.

Imagen de la entrevista: www.electric-llama.com